CALZADO DIELÉCTRICO: MITOS Y REALIDADES | Maincal
Novedades
CALZADO DIELÉCTRICO: MITOS Y REALIDADES

En el caso de la protección de pies frente a riesgos eléctricos nos encontramos a menudo con una serie de mitos y creencias que resulta importante aclarar.

En esta nota daremos respuesta a algunas de las preguntas más frecuentes: ¿Qué sucede si el calzado se utiliza húmedo? ¿Qué le otorga este tipo de protección al calzado? ¿Pueden tener punteras de acero y otras partes metálicas? ¿Si se utiliza calzado dieléctrico no es necesario utilizar otros elementos de protección?

En principio, se debe tener en cuenta que la presencia de humedad, envejecimiento, desgastes o incrustaciones en la planta exterior del calzado pueden alterar sus características dieléctricas. Recomendamos verificar su integridad regularmente; y en el caso de que la misma presente deterioro no realizar reparaciones, es posible que el calzado haya alcanzado el fin de su vida útil.

Es importante saber que todo lo que se encuentre sobre la planta exterior del calzado está aislado, por lo tanto, los calzados dieléctricos pueden llevar ojalillos metálicos, punteras metálicas, plantillas y cambrillones de acero, sin que esto afecte la condición dieléctrica de la planta. De hecho, la norma IRAM 3610 lo especifica.

Este tipo de calzados son sometidos a ensayos con frecuencia. Los mismos son ejecutados tanto por el ente certificador, en este caso IRAM; como también por el área de Calidad de la empresa.

Se debe considerar este elemento de protección dieléctrica como uno más en la cadena de elementos de seguridad ante riesgos de choque eléctrico, que comprende guantes aislantes y herramientas aisladas, entre otros.

Catálogos